Realizando un llamado a la unidad “contra el patriarcado y contra toda violencia, por ellas, por nosotras y por las que vendrán, ni un paso atrás”, la Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi conmemoró el Día Internacional de la Mujer Trabajadora 2019 en el sitio de memoria.

En la jornada, la integrante del directorio de la institución, Valentina Bustos Bottai, indicó que tradicionalmente conmemoramos esta fecha, “pero en esta ocasión tiene un rostro trágico por la violencia femicida que sigue cobrando víctimas en la actualidad, solo durante los pocos meses que llevamos de este año ya tenemos diez femicidios consumados y veintiuno frustrados”.

Añadió que “a pesar de lo anterior, este 8 de marzo tiene también un rostro de alegría y esperanza, grávido de cambios que no serán superficiales, sino que apuntan a la médula de la sociedad y este sistema patriarcal y a la desigualdad en las relaciones de género. Estas desigualdades que se hacen cada vez más visibles. Sin duda estamos frente a un momento histórico, cargado de potencialidades y de desafíos para hacerlas realidad”.

Concluyó indicando que “hoy enfrentamos una coyuntura histórica, en cuya gestación está marcado el entusiasmo, la inteligencia y el sacrificio de las mujeres que nos precedieron. De las mujeres sobrevivientes de este sitio que lucharon y siguen su lucha; y de aquellas que dieron la vida luchando por la democracia. De las que están aquí con sus nombres y nos llaman desde el recuerdo a seguir avanzando por nuestros derechos”.

Tras la intervención de Valentina Bustos, se procedió a realizar el tradicional homenaje a las casi doscientas mujeres detenidas desaparecidas y ejecutadas políticas caídas en la lucha contra la dictadura cívico-militar. Acompañados por  la musica de la cantautora mapuche, Daniela Millaleo, los asistentes procedieron a rodear la Plaza de la Esperanza, al centro del sitio de memoria, y alzaron las fotografías de las mujeres simbolizando en este gesto su presencia en las luchas del presente. 

Otro momento de la conmemoración fue los reconocimientos, que se inició con el de carácter póstumo para Elena Muñoz, conocida como ‘Purísima de Lonquén’, y fallecida en enero pasado. Ella fue la esposa y madre de cuatro de las víctimas que el 7 de octubre de 1973 fueron secuestrados en la localidad de Isla de Maipo por Carabineros y cuyos restos fueron encontrados cinco años después en los Hornos de Lonquén. Su familia que se hizo presente en la actividad evocó emocionadamente su lucha por más de cuarenta años, y su rol como una de las mujeres emblemáticas de la resistencia y de las primeras en alzar la voz en Chile por la búsqueda de verdad y justicia. También recordaron a Patricio Bustos, quien como director del Servicio Médico Legal jugó un rol clave en la identificación de sus familiares.

El segundo fue para Coral Pey, por su trayectoria, quien fuera dirigenta de la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos de La Reina y Peñalolén, una instancia clave en la recuperación del sitio de memoria Parque por la Paz Villa Grimaldi. También se destacó su actual rol como una de las impulsoras de la iniciativa ciudadana para la construcción del Proyecto Memorial Aeródromo de Tobalaba. Pey, agradeció el reconocimiento, y destacó el rol que jugaron otras personas en el proceso de recuperación del  ex cuartel Terranova, y reiteró la necesidad de seguir trabajando de manera colaborativa por las necesidades que el país aún tiene que abordar.

El tercer reconocimiento, con un carácter de proyección, fue para el Observatorio contra el Acoso en Chile, a través de su presidenta María José Guerrero, entidad sin fines de lucro y conformada por un equipo multidisciplinario de profesionales que luchan por erradicar la violencia sexual de las calles. Guerrero indicó que este reconocimiento las reafirma en sus idea de seguir trabajando para que el espacio público sea un lugar seguro, sin agresiones, ni agresores sexuales, y donde las mujeres no tengan el temor de hacerlo suyo.

El acto finalizó con la actuación de la banda Mousso Afro Jazz, que cerró la actividad con su despliegue de voces y percusiones. La actividad fue conducida por la periodista Vicky Quevedo, y fue financiada por el Programa de Intermediación Cultural 2018.

GALERÍA

Daniela Millaleo

Familiares de Elena Muñóz, Purisima de Lonquen reciben el reconocimiento de manos de la sobreviviente Cecilia Bottai (a la izquierda)

Coral Pey, se dirige a las y los asistentes, tras recibir el reconocimiento de manos de la sobreviviente Alejandra Holzapfel

Carola Zuleta, administradora de Villa Grimaldi, entregó el reconocimiento a María José Guerrero de OCAC (a la derecha)


Actuación de la banda Mousso Afro Jazz