Gremios empresariales publicaron un inserto en el diario La Tercera en el cual entregan una visión caótica de la Araucanía y exigen del gobierno “medidas excepcionales” que pueden extremar la militarización y el incremento en la zona de casos de violaciones a los derechos humanos.

Para Higinio Espergue, presidente de la Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi, la publicación deja en evidencia  la inclinación antidemocrática de los jerarcas empresariales y su predilección por sofocar violentamente los conflictos sociales.

A pesar que los empresarios no especifican las “medidas excepcionales” que proponen, es claro que estas pasan por incrementar la militarización en la Araucanía, agravando la delicada situación en materia de derechos humanos. Así lo demuestran las últimas y lamentables actuaciones de la policía militarizada en contra de comuneros mapuches.

El domingo 18 de diciembre, Brandon Hernández Huentecol, de 17 años, intentó socorrer a su hermano menor, de 13, que estaba siendo hostigado por una patrulla de carabineros en el sector de Curaco, comuna de Collipulli. Su acción casi le cuesta la vida, pues los policías  lo  derribaron y uno de ellos le disparó con su escopeta antimotines, hiriéndolo de gravedad. Una semana después, en la zona de Tirúa fueron baleados por carabineros los comuneros Jorge Ariel Colil y Renato Ulises Lincopán. Dirigentes de la comunidad “Antonio Paillao” aseguran que se trató de una emboscada .

araucania02

Los autores de estas agresiones, fueron miembros de una fuerza  integrada por policías trasladados de otras zonas del país, que cuentan  con entrenamiento militar especial. Para cumplir con su labor, según el medio digital www.economíaynegocios.cl, contarían con 50 carros blindados, entre ellos modernos vehículos Panhard de fabricación francesa, 93 semiblindados y 21 convencionales.

En los hechos se trata de una suerte de pequeño ejército de ocupación, que tiende a comportarse como tal.

Justicia para perpetradores e instigadores

Para Higinio Espergue la actuación de los empresarios y de los medios afines responde a una lógica de criminalizar las luchas del pueblo mapuche para eludir soluciones de fondo al conflicto.

Según Espergue, la situación en la Araucanía revelaría  también una de las falencias de la transición chilena, como es la impunidad para muchos perpetradores de crímenes de lesa humanidad y para los instigadores y cómplices civiles. “Los civiles, empresarios y tecnócratas que implementaron las contrareformas de la dictadura, están impunes y eso les da ínfulas para persistir en su instigación antidemocrática. En el pasado algunas mujeres lanzaban maíz en la puerta de los regimientos, azuzando a los uniformados a “pronunciarse”. En el presente publican insertos, alarmando por situaciones caóticas que no son tales”.

Para el presidente de Villa Grimaldi una buena política en función de afianzar la democracia es  la formación en derechos humanos de policías y militares,  “pero a la luz de la publicación de la SOFOFA los empresarios y la tecnocracia asociada necesita con urgencia una formación similar”, afirmó.