El Vigésimo Quinto Juzgado Civil de Santiago condenó al fisco a indemnizar a María Stella Dabancens Gándara, detenida el 2 de noviembre de 1974 y sometida a torturas en Villa Grimaldi y otros centros de detención ilegal.

En el fallo de la magistrada Susana Rodríguez Muñoz, ordenó el pago de cuarenta millones e pesos, tras acoger la demanda y establecer la responsabilidad del Estado en un crimen de lesa humanidad y, por tanto, imprescriptible en el ámbito penal y civil.

La sentencia señala que “las acciones emanadas de hechos públicos y notorios constituidos por las violaciones y abusos contra los derechos humanos cometidos en nuestro país durante la época del régimen militar, de acuerdo a la normativa nacional e internacional vigente, tienen el carácter de imprescriptibles por tratarse de crímenes de lesa humanidad, al atentar contra los derechos fundamentales e inherentes a la persona humana”.

Se añade en el fallo que “un acto ilícito de esa naturaleza, conforme al Derecho Internacional de los Derechos Humanos, genera tres obligaciones imprescriptibles para el Estado que ha incurrido en dicha infracción, las que se refieren a investigar las violaciones denunciadas, sancionar a los responsables y reparar íntegramente a las víctimas”.