Mireya García, vicepresidenta de la AFDD,  recorre pausadamente los senderos de Villa Grimaldi, donde estuvo apresado su padre, el dirigente sindical del carbón Vicente García Pincheira. La siguen dos camarógrafos con los cuales busca  –mediante un documental-, narrar la historia del viejo dirigente socialista y de sus detenciones a manos de los aparatos represivos de la dictadura.

2015_02_20_mireya_garcia_int1

A 40 años de la tragedia desatada por el golpe de Estado, Mireya se suma a la corriente de testimonios, querellas y producciones artísticas que buscan saldar cuentas con ese pasado.  Seguida por  los chicos con sus cámaras, camina lento y reflexiona: “ A pesar que hemos estado organizados toda la vida y hemos luchado en conjunto con otros  en pro de la verdad y la justicia, al final lo que cada uno de nosotros vivió lo vivimos con mucha soledad  y siento que esto fue lo que impidió que pudiéramos socializar más esta lucha. Pero, con  los 40 años como que se abrió un camino por donde todos podemos transitar , contando, transmitiendo,  alivianando un poco el corazón de lo que hemos guardado por tanto tiempo “.

¿Qué historia busca narrar de Vicente García, su padre?

“Lo primero que quiero contar es que mi padre estuvo detenido en tres oportunidades, dos de las cuales fueron en la Isla Quiriquina, en la 8va Región, donde estuvimos juntos.  Posteriormente migró a Santiago como militante clandestino del Partido Socialista y en esa condición fue detenido en 1975, con parte de la dirección clandestina de ese año.  Una de las direcciones menos reconocida y  menos valorada.  Mi padre, junto al compañero Reyes, a  Gregorio Navarrete e Iván Parvex , asumieron después que cayó la dirección encabezada por Carlos Lorca y Exequiel Ponce.

“Me duele no haber hecho esto cuando mi padre estaba vivo (falleció en mayo de 2009), porque siempre aparecemos rehaciendo la historia a partir de los que ya no están. Hubiese sido muy importante que el  pudiera saber que lo que vivió, lo que vivió la familia, mi hermano desaparecido,  yo o mi hermana,  se convirtió en un documental y habría sido bonito hacerlo en su presencia.  Desgraciadamente no fue así, pero yo creo que donde él esté escuchará lo que narro  y debe saber que estoy recorriendo esta Villa Grimaldi donde estuvo detenido y fue  brutalmente torturado con electricidad.  Cuando visité el lugar preciso donde estaba la sala de tortura me transporté al momento en que el estuvo y debió haber sufrido tanto. En este lugar estoy reivindicando la memoria, la entrega, la valentía y la consecuencia de mi padre”.

2015_02_20_mireya_garcia_int2

Recientemente obtuvo  el beneficio de salida dominical un ex agente de la DIPOLCAR  implicado en el secuestro y asesinato de Guerrero, Parada y Nattino. El hijo de Guerrero protestó por este hecho, manifestando su desazón porque al final eran los familiares de las  víctimas, casi en soledad,  quienes debían estar demandando justicia   …

“Yo creo que la sociedad chilena no ha logrado tomar conciencia cabal sobre la gravedad de las violaciones a los derechos humanos. Y cada día está siendo difícil empatizar y comprender al otro y acompañarlo. Creo que cada vez esta lucha va a ser más solitaria y por tanto  más dolorosa.  La sociedad chilena nos lo está señalando cuando vemos como todo el mundo opina y se involucra cuando se trata de algún caso relacionado con dinero, ya sea fraudes o enriquecimiento ilícito. Ahí todo el mundo se conmueve  y quiere opinar, exigiendo que los implicados renuncien  o sean encarcelados, sin embargo  cuando hablamos de nuestros familiares, de sus vidas, de la tortura y la desaparición,  la gente no tiene la misma reacción. Algo nos está pasando en el plano valórico”.

La caminata culmina y también la filmación. En la despedida Mireya reconoce en sus palabras un cierto pesimismo, pero aquello que considera no logrado lo toma también como un desafío: “un desafío nuestro y también de sitios como Villa Grimaldi, que atesoran la memoria de los nuestros y la difunden y seguirán haciéndolo a las nuevas generaciones cuando nosotros ya no estemos”.

2015_02_20_mireya_garcia_int3

Mireya abriendo la torre de Villa Grimaldi