Villa Grimaldi recinto clandestino de la Dirección de Inteligencia Nacional  cumplió veinticinco años de labor como sitio de memoria, el primero en su tipo en Latinoamérica. La institución conmemoró el hecho con un acto efectuado este sábado 23 de abril, en el cual participaron autoridades de gobierno, parlamentarios, convencionales, organizaciones de derechos humanos y autoridades del municipio de Peñalolén. Fue la ocasión propicia para reforzar la demanda por incorporar a la nueva Constitución el derecho a la memoria y para recordar al actual gobierno lo planteado en su programa respecto al tema.

En el acto, el presidente de la Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi, Álvaro Ahumada, intervino con un discurso donde hizo un resúmen del proceso que ha experimentado el espacio desde su recuperación: más de dos décadas en que se logró convertir una escombrera y basurero  en un museo de sitio, en escuela permanente sobre derechos humanos y memoria y en espacio de difusión cultural. 

Ahumada también destacó la incorporación al espacio de memoriales, de reconstrucciones de hitos de alta significación como una de las celdas “casa CORVI y la Torre y de construcciones nuevas,  como el impresionante Cubo de los Rieles de Bahía Quinteros, en cuyo interior se exhiben trozos de rieles extraídos del mar en un punto donde se habrían lanzado desde helicópteros militares cuerpos amarrados a estas piezas metálicas.

Junto a estos avances materiales, el dirigente destacó iniciativas institucionales en el campo educativo, con el desarrollo de metodologías propias para dar un uso pedagógico al parque y  el aporte del Archivo Oral y sus testimonios al conocimiento y comprensión del pasado. “Al desarrollo museal y educativo del sitio debemos sumar la labor en el campo cultural: Villa Grimaldi es fuente de inspiración para creadores y un espacio singular de difusión artística”señaló Alvaro Ahumada.

Derecho a la memoria

Pero en los 25 años Villa Grimaldi también ha vivido dificultades e incertidumbres. principalmente derivadas de la falta de recursos o del peligro de perder o ver disminuidos los fondos que provienen del Estado, ya sea por cambios de gobierno o por la aplicación de  políticas de ahorro fiscal. 

Por lo anterior, Villa Grimaldi en conjunto  con el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos y la Red de Sitios de Memoria, elaboraron planteamientos sobre el derecho a la memoria, para instalarlo en el debate de la Convención Constitucional y lograr que fuese incorporado a la nueva Constitución.

El objetivo se logró y el derecho a la memoria se incorporó al borrador de la nueva Constitución, restando ahora el documento final y el plebiscito en que se aprobaría o rechazaría la nueva carta magna.

Otro factor positivo para avanzar en estos planos dimana del Programa de Gobierno del Presidente Boric que propone: “Avanzar en la promoción y preservación de la memoria, con una nueva ley de sitios de memoria que permita su recuperación y patrimonialización expedita, aplicable tanto a espacios que hoy están reconocidos como lugares de tortura/exterminio…como aquellos que aún no lo han sido”.

“La protección y garantía de los derechos humanos son el fundamento del Estado”

Invitada a dirigirse al público, María Luisa Quinteros, presidenta de la Convención Constitucional, manifestó que en sus debates se buscaba poner los derechos humanos al centro de la nueva Constitución, estableciendo que la protección y garantía de los derechos humanos individuales y colectivos son el fundamento del Estado y orientan toda su actividad. 

Entre las medidas dirigidas a ese propósito está el impedimento a los Presidentes de indultar a personas condenadas por delitos de lesa humanidad y las víctimas de violaciones a los derechos humanos tendrán derecho a una reparación integral y tanto ellas como las comunidades el derecho a conocer la verdad y esclarecimiento de los crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra, genocidio o despojo territorial. Respecto a las víctimas desaparición forzada se establece que todas ellas tienen derecho a ser buscadas y se estableció que los delitos de lesa humanidad, comola desaparición forzada, la tortura, el genocidio son delitos imprescriptibles e inamnistiables.  


Tres trabajadores de Villa Grimaldi -Patricia Allende, Miguel Gutiérrez y Omar Sagredo-, con más de diez años de trayectoria recibieron un estímulo del Directorio de la institución.

Actuaron en el 25º aniversario de Villa Grimaldi la banda QyM Ensamble y el cantautor Manuel García