Con la exhibición en Neltume de la obra de etnoteatro “Zona de promesa” de la Compañía Las Viajantes culminó su presentación en las tres localidades cuyas realidades fueron abordadas en el proyecto “Sitios de conciencia y territorios vulnerados: El derecho humano a vivir en un medio ambiente sano”, iniciativa desarrollada en conjunto con el Centro Cultural Museo y Memoria de Neltume y en colaboración con la Fundación Konrad Adenauer Chile y la Coalición Internacional de Sitios de Conciencia.

Daniel Rebolledo, coordinador del Área Museo de la Corporación Parque por la Paz VIlla Grimaldi, responsable de la ejecución del proyecto, destacó en su presentación de la obra, que “Zona de promesa” es una creación colectiva que fue concebida desde los relatos e historias de vida de los habitantes y comunidades que viven en zonas seriamente afectadas por conflictos socioambientales de origen humano.

Uno de estos territorios fue Neltume, del cual se logró abordar la reivindicación histórica del pueblo mapuche por sus territorios ancestrales y los efectos de la  irrupción de la industria forestal, inmobiliaria, turística y de generación de energía eléctrica. Como también se conoció de los desplazamientos forzados de los habitantes de antiguas localidades que formaban parte del Complejo Forestal y Maderero Panguipulli, luego de su privatización.

Para Rebolledo la experiencia demostró la necesidad de avanzar en una perspectiva de derechos que considere la degradación ambiental por acción humana como una vulneración a los DDHH básicos y obligue al Estado a disponer de una legislación e institucionalidad ambiental, así como de políticas públicas y un modelo de gobernanza que faciliten su rol garante al derecho humano de vivir en un ambiente sano, protegiendo a las personas y a sus comunidades, así como a los defensores de los DDHH y del medioambiente.

Finalmente Rebolledo manifestó “Nos encontramos en un momento importante de la historia de Chile, en donde la ciudadanía eligió por amplia mayoría establecer una nueva Constitución concebida en democracia. Esta es una oportunidad importante para reflexionar sobre el modelo de desarrollo del país, que hasta el momento ha centrado su foco en el crecimiento económico y no en la realización plena del ser humano, así como también, la posibilidad de concebirnos como un estado plurinacional, donde las políticas públicas se generen desde la interculturalidad, en la búsqueda de una democracia inclusiva y participativa como legado para las nuevas generaciones.